sábado, 23 de febrero de 2013

Capítulo 1

Este es el primer capítulo de esta historia, espero que os guste mucho. Lo he hecho lo mejor que he podido.
Y quiero aclarar una cosilla: Sé que a muchas no os cae muy bien Gale, pero a mí me parece un personaje estupendo. Y como hay muchas historias sobre Peeta y Katniss, yo he decidido hacerle un pequeñito espacio en la comunidad blogger a Gale. (: Ahora, solo ¡disfrutar del capítulo!
                     ------------------------------------------------------------------------------------


Un leve escalofrío me recorre y cierro la ventana por la que ya asoman los primeros rayos de luz. No he dormido nada esta noche así que, aunque sea muy temprano, decido hacer lo que más me gusta, ir al bosque.
Me levanto de la cama cuidadosamente y salgo a hurtadillas de la habitación para no despertar a Vick o a Rory, mis hermanos. Llego rápidamente al pequeño y desgastado armario del salón donde guardo mi ropa de caza y el cuchillo que me regaló mi padre cuando cumplí 14 años, justamente un mes antes de que muriera en la terrible y "accidental" explosión de la mina.
Me dispongo a salir cuando mi hermana pequeña de 4 años, Posy, se interpone entre la puerta y yo.
-Gale...¿A dónde vas?-pregunta con cara de sueño y voz adormilada.
-Shh...Voy al bosque un rato. Luego nos vemos, pequeña.-le respondo dándole un beso en la frente.
De camino al bosque pienso en mis hermanos. ¿Qué haría si las personas a las que más quiero las llevaran al maldito Capitolio para matarse entre si en unos malditos Juegos del Hambre? No lo podría soportar. Ver morir a Vick o a Rory, que tan solo tiene 14 y 12 años respectivamente. Y lo que sería aún peor, que mi pequeña y dulce Posy muriera a causa de esos estúpidos Juegos.
Estoy tan perdido en mis pensamientos que no me he dado cuenta de que ya he llegado a la alambrada. Como siempre, me acerco a escuchar para comprobar que no esté electrificado.
Ningún zumbido.
Efectivamente no está electrificada, solo quieren que no vayamos para tenernos controlados, para manejarnos como marionetas. Los odio. Pero yo tengo que ir al bosque a cazar, para mantener vivos y sanos a mis hermanos y a mi madre. Para desconectar y olvidarme de donde vivo. Y bueno, aunque me cueste reconocerlo, también para verla.
Me adentro en el bosque y solo cazo dos ardillas y un perro salvaje que andaba solo y perdido entre la maleza. Solo consigo esto porque lo que me apetece hacer ahora es relajarme y de olvidarme de todo. De que hoy es la Cosecha. De que tengo 42 papeletas en esa urna. Y ella 21 en la otra.
Pensar en esto me pone enfermo, así que cojo las ardillas y el perro salvaje y camino dirección al Quemador. El Quemador es una especie de mercado negro. Es bastante pobre y todo es muy cutre, como casi todo en el distrito 12. Aquí intercambio mi caza por otras cosas útiles que mantengan viva a mi familia y por ese mero hecho me parece un lugar bonito.
Aunque aún es muy temprano, el puesto de Sae la Grasienta ya está abierto.
-Una de tus sopas, Sae.- digo entregándole el perro salvaje.
-Muy bien, chico. Ahora te preparo una de solomillo.-dice cogiendo el perro y dándome la sopa, que obviamente no es de solomillo, si no de perro salvaje. Pero en estos momentos me da igual, solo quiero comer algo caliente.
Ella intenta entablar conversación conmigo, en cambio yo solo me limito a asentir o a negar. No estoy de humor como para hablar, y mucho menos para sonreír.
Cuando ya he terminado con mi sopa me dirijo a la parte trasera de la panadería. Llamo con los nudillos un par de veces y me recibe el panadero, el Sr. Mellark.
-Pasa, hijo. Que es temprano y hace frío.-dice. Paso dentro y me quedo a las puertas del almacén de la panadería.
-No es mucho.-le entrego las dos ardillas y él se dirige al almacén con las ardillas en mano. Siempre cambio las ardillas con el panadero, deberá tener alguna obsesión con ellas, porque para mí no es la mejor carne ni de lejos.
Mientras él está dentro del almacén cruzo una fugaz mirada con el hijo menor del panadero, que si no recuerdo mal se llama Peeta. Lleva la cara un poco manchada de harina, pero lo que me extraña no es eso, sino la expresión que tiene al mirarme de reojo. De enfado..no. De pena o compasión, tampoco creo, su nombre también está en esa urna. Analizo otra vez su mirada y llego a la conclusión de que son ¿celos? ¿Pero cómo puede tener celos de mí? Él tiene comida suficiente y no tiene que pedir teselas, así que como mucho tendrá 5 papeletas; en cambio, yo tengo que arriesgar mi vida cada vez que voy al bosque y pedir teselas, para poder alimentar cinco bocas. Definitivamente no sé de que puede tener celos.
-Toma esta hogaza de pan y quédate con la otra ardilla.- me sorprende la voz del panadero. Estaba tan concentrado en mi análisis que ya ni me acordaba de a lo que había venido.
-Mucha suerte.-dice cuando ya estoy saliendo por la puerta. Hasta ese instante no me doy cuenta del tan poco favorable trueque que ha hecho el panadero. A intercambiado una enclenque ardilla por una esponjosa y carísima hogaza de pan. No sé si se habrá equivocado o si hoy estará sensible por la Cosecha, después de todo su hijo también tiene posibilidades de salir elegido. Pero seguramente no saldrá, casi nunca van a los Juegos los hijos de comerciantes. Casi siempre van enclenques y desnutridos niños de la Veta, la zona pobre del distrito. Donde se encuentra mi casa y su casa.
Intento dispersar esas ideas de mi mente. Guardo la hogaza debajo de mi chaqueta para que se mantenga caliente, ya que no soy tan egoísta como para comérmela yo solo. Dejo la ardilla sobrante en casa y sin saludar a nadie voy corriendo al bosque. Ya no es tan temprano y quiero pasar toda la mañana en buena compañía.
                      -----------------------------------------------------------------------------------

¿Qué os ha parecido? ¿Muy largo o está bien así? Quizá estáis pensando en tirarme a los mutos :S Bueno, espero vuestros comentarios, ya que vuestra opinión es muy importante para mí.
Besos (:



9 comentarios:

  1. Me pase como me pediste. La idea es interesante y sobre el capítulo no es largo. Te deseo mucha suerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte (: Realmente cuando lo escribí parecía más largo, aunque suelen pasar esas cosas. Muchas gracias, otra vez :D

      Eliminar
  2. Uau, me encanta el capítulo O.o Me gustaría que me afiliases ^^

    http://vasallajedelos25.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias!
      Ahora me paso y te afilio :D

      Eliminar
  3. muy bueno el capítulo, me gusta la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias (: Creo que hoy subiré el segundo capítulo.

      Eliminar
  4. Hola, Maria :) Cuando comentaste en mi blog, me entró curiosidad por leer el tuyo, así que aquí estoy ^^ Cuando acabe de leer los capítulos comentaré de nuevo, ¿vale? Voy a afiliarte en mi blog.

    ¡Suerte, y ánimo! :D

    Noelia Mellark.

    http://dandelionmellark.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, otra vez! Espero con ansias tu comentario y tu opinión :D Muchas gracias por pasarte y comentar. Tú ya estás afiliada ;)
      ¡Besos y gracias de nuevo!

      Eliminar
  5. ¡Hola, otra vez! Espero con ansias tu comemtario :D Muchas gracias por pasarte y comentar. Vale, tú ya estás afiliada ;)
    ¡Besos y gracias de nuevo!

    ResponderEliminar

Un comentario quizá solo sea un grupo de muchas letras juntas, aunque en este caso no: Un comentario es una opinión. Un comentario puede ser una mejora. Un comentario puede ser una inspiración. Un comentario puede ser una sonrisa. Un comentario puede ser una ilusión. Un comentario puede ser una amistad. Un comentario puede ser una motivación. Un comentario puede ser devastador. Un comentario puede ser un profesor. Un comentario puede ser demasiadas cosas, pero nadie lo sabrá si no comentáis <3